miércoles, 29 de abril de 2015

La Hora Sexta: final de la lectura.

Bueno, aquí he venido, con el último tirón antes de la noche de Walpurgis, a cumplir con lo que me he comprometido, aunque vengo cumpliendo en cuotas. Digo, tendré que esperar hasta abril para poder adquirir comercialmente mi versión oficial de LHS, acabo de entrar a mi cuenta y literalmente figura en negativo. No creí que eso podía ser real, pero si, mis números no sólo están en rojo, sino que ya no son números naturales.

Bien, no era una clase de matemáticas, ni de economía, era un lamento de cotidianeidad, cotidianeidad que ha sido alterada los días previos a tal fiesta de brujas, con todos esos preparativos.

En fin, divago, para hacer tiempo y como cada vez que entro aquí. Pero también porque sé que si escribo esto se termina ¿se termina? Momento, ¿aquí se termina? No, no, eso espero. Se termina por ahora. 

Bueno, bien, en fin.


Esta es una reseña particular y personal, no con la cantidad de análisis que me gustaría.

Ficha:

"La Hora Sexta", Heinrich Kramer, 2015. Yo leí el pdf de la Zona Club Lectura (y espero pronto, tenerla también en papel). 1º Libro de (otros).
Género: fantasía urbana.

Sobre el autor:

Heinrich Kramer, según se autodefine en su blog: “escritor, artista plástico y digital, cazador de brujas de medio tiempo, semidemonio de tiempo completo…”

Otros Blogs:

La Hora Sexta
Unhaunted
Photoshonki

Sinopsis (personal):

Mía Gentile carga entre otras cosas, con un diagnóstico precoz de esquizofrenia, un sinfin de tratamientos psiquiátricos y una adicción a los psicofármacos. Repentinamente se ve obligada a regresar a Lichport, su pueblo natal, donde residía su padre que acaba de morir misteriosamente. Pero, eso no será lo único misterioso del pueblo, que a simple vista parece una apacible comunidad costera. Allí se reencontrará con caras conocidas y otras no tanto, con la amabilidad de los pobladores, sus atenciones, incluso, con las alucinaciones que gracias  Vivian, su psiquiatra, creía controladas.
Pronto quedará atrapada en esa atmosfera que se va volviendo densa, cargada de deseos, rivalidades, secretos, pactos y traiciones. En Lichport, nada es lo que parece. Ni siquiera Mía; por eso debe descubrir quién es, y en quién confiar.


Y esto:

En la época que llegué a Lichport, viajaba bastante, fisica y mentalmente, y la verdad, no recuerdo bien cómo ni por dónde lo hice. Si aterricé en paracaídas, si naufragué, si me caí de mi nube, o simplemente llegué. Posiblemente una mezcla de todas. Mi cabeza giraba vertiginosamente cuando, como un fantasma, Mía me levantó en la ruta y la acompañé al pueblo al que regresaba.
Y digo esto, porque para mi, meterse en esta historia implica meterse en este pueblo costero, perdido en el mapa y fuera del tiempo, cuya atmósfera entre pintoresca y opresiva es cautivadoramente imposible de abandonar. Rodeado por un bosque, y el mar del otro lado, vigilado por un viejo faro, y custodiado por pueblos-ciudades cercanos que ofrecen un poco más de vida citadina que Lichport, sus habitantes se comportan como una verdadera comunidad, donde muchos de los intercambios no interviene el dinero, sino otra cosa.
Es que en Lichport nada es lo que parece. O sí. Si sus habitantes parecen continuar rituales obsoletos y costumbres dejadas de lado, quizá sea porque la mitad de ellos tiene más de un siglo en este planeta. Y el mar, lejos de ser la recreación y la playa, resulta más un calmante salino para semidemonios. Es que el Lichport habitan brujas, hechiceros, nigromantes y nefis, o semi demonios.
Mía Gentile los ha visto desde muy chica, incluso antes de irse del pueblo con su madre, y dejar su casa y su padre. Incluso los ve ahora, que ha regresado, a la fuerza, porque su padre ha sido asesinado, y que obtenido por primera vez en 20 años resultados satisfactorios con su nueva psiquiatra.
Pero dije que en Lichport nada es lo que parece. Y Mía, quizá no sea esquizofrenica como ella cree, y esos vecinos amables quizás sean semis demonios atraídos por la energia especial de Mía, y entonces, esos demonios, quizá no sean alucinaciones, sino, vecinos no tan amables, demonios no tan terribles.
De la escritura fluida y dinámica de Kramer, se desprende un relato vertiginoso, lleno de sorpresas, con su toque de drama, humor, violencia, sexo, pasión, celos, que mantienen a quien lee expectante en todo momento.  Lo llamo, internamente, un estilo visual, casi cinematográfico, ya que la alternancia y la forma de los diálogos, acciones y descripciones, borran por completo la pantalla y las letras, y parece (al menos, me pareció a mi) estar viéndolos y oyéndolos. Incluso, con sus voces y cadencias particulares (al menos en la mayor parte del relato)
Cada elemento y personaje esta cuidadosamente relacionado y dosificado, para que la información mantenga la trama en suspenso, y a la vez, un -por momentos- peligroso malabarismo entre elementos y situaciones que, hasta ahora, se han mantenido girando en el aire, con piruetas y tropezones. En otras palabras, ese juego entre lo que podría convertirse en la típica historia de (*), y lo que hace que no lo sea, es decir, que sea una historia nueva, mantiene un hilo tenso paralelo a la tensión de la historia general, y de la historia y conflicto de cada personaje.
Es que, a nivel general la historia parece conocida: dos o tres bandos, intereses particulares, la amenaza de una guerra terrorífica, supervivencia de la especie, la amenza del pasado (recuerda a Underworld, X men, etc). Pero, la forma y medida en que esos ingredientes están mezclados, hacen una historia atrapante. Si eso es la masa, el relleno de cremas y frutillas, o almendras y chocolate, son los personajes. Cada uno con sus luces y sombras, algunos bastante equilibrados, otros con más luces, otros con más sombras, todos igual de geniales. Con geniales quiero decir que son consistentes, son “de carne y hueso” con los conflictos y ambivalencias que los hacen humanos, a pesar de tener un 50% de demonios. Admiro profundamente la construcción y presentación que Kramer hace de cada uno de ellos, se dejan conocer a través de sus diálogos y acciones, y no son perfectos, están lleno de contradicciones.
Y hablando de personajes, escribí en uno de los intentos anteriores que no es tanto lo que pasa con los nefis lo que me interesa saber, sino lo que pasa con “estos” nefis. No voy a detenerme mucho en los personajes por no hacer spoiler, pero es inevitable mencionar que, casi al final de la historia (pag 400 ¿?) me sorprendió el personaje que solo me producía rechazo (y la tontería de querer gritarle  a Mía: “No lo escuhes” jajaja) Si, Caín. Caín no me sorprendió tanto como la sospecha de simpatía que amenazaba con salir. No me cae simpatico, aún, y nada lo redime, aún. Pero sospecho que debo dejarme sorprender, porque hasta ahora todos mostraron la hilacha y Caín, creo que estuvo a punto… En fin, es una sospecha (o deseo) personal.
En cuanto a Mía, la protagonista, bueno, la heroína o anti-heroína, debo decir que la amé desde el primer momento hasta los últimos capítulos, en una línea descendiente…Pero como el final es abierto, pues bien, no diré nada y le daré una oportunidad.
Y ya que dije final, el final. Uh. Qué tema. ¿Me gustó? Creo, que todavía estoy enojada. No me esperaba un final tan abierto así, y por mi salud mental, he decidido negar (con una negación rotunda, aunque bastante poco efectiva)  las últimas paginas. Corté el final, y punto. No me gusta lo otro, y más si tengo que esperar hasta saber qué pasa. (Aunque, tengo mi hipótesis sobre lo posible, no, no quiero). (Si suena a reproche, quizá lo sea… Sabía que era sólo el principio, pero no puedo evitar sentir el vacío que dejó que terminara así, me consuela saber que la historia sigue).


En conclusión, disfrute muchísimo los dos tercios de la historia, y sufrí con el tercio final, pero la adrenalina no me dio tregua en ninguna de las 539 paginas que leí. Es además, un gran estimulo para escribir, por alguna razón, me inspira.

Por último, último de todo, gracias Kramer por recibirme en tu blog y por dejarme leer esta historia, y gracias Judith por permitirme participar de la lectura conjunta!
  

 Abrazos desde lejos. No se que se desea, pero ¿Feliz Walpurgis? ¿Leve Walpurgis? ¿Suerte? ¿?


6 comentarios:

  1. Feliz Walpurgis! aunque faltan 2 días o... 1 día y unas horas.
    Qué puedo decir? GRACIAS! Increíble reseña!
    Así que no te agrada Caín... te juro que me partes el corazón jaja. Y el final.... bueno, sabía que me iba a ganar el desprecio de muchos lectores, pero vamos, que la frase final FINAL lo dice todo.
    Gracias por haber participado en la LC, por haber seguido mi blog tanto tiempo y por el apoyo de siempre.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se me pasó bastante lo del final, jajajaja. Me dejó como: "eh, le faltan páginas a este libro" jajajaja. Y con miles de dudas y preguntas, que supongo, se irán respondiendo con los proximos. En cuanto a Caín, jajajaja, si lo odié desde que apareció, pero de ni eso estoy segura ahora.
      Ahora si, feliz Walpurgis para esta noche!

      Eliminar
  2. Coincido en la comparación con X-Men. También hay similitudes con Underworld.
    Cain es de temer, algo insinúado se confirma cuando líquida a una potencial estafadora.
    Opino parecido del final. Insistó en que me fascinó Elizabeth.
    Interesante reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demiurgo, gracias por el comentario. La comparación con X men fue lo que provocó que Caín no me cayera tan mal, aunque claro, no es tan fácil olvidarse que no tiene reparos ni legales ni morales a la hora de conseguir sus objetivos.
      Coincido en que Elizabeth es un personaje fascinante, igual que Seth.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Hola!
    Con Caín más vale tener reservas, yo no se que pensar de él xD prefiero esperar al siguiente e ir aclarándome las cosas. Coincido con que tiene tintes cinematográficos (lo dijiste mejor que yo ;) ) y eso hace mucho más interesante el ir leyéndolo.
    Y sobre el final, estoy totalmente con vos de que no lo acepto, o por lo menos hasta que salga el siguiente, porque es demasiado wtf .3. genera violencia(?)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luu, gracias por pasar por mi callejón (como cariñosamente llamo a este blog-lo-que-sea).
      Totalmente de acuerdo, genera violencia. Una llega hasta ahí y es cómo: ¿EH? ¿CÓMO? y &%$ªÇ lo que venga jajaja. Así que esperaremos tratando de no comer a nadie, a ver que pasa en el próximo libro!

      Saludos!

      Eliminar

¡Hola! Ese comentario que no sabés si hacer o no... lo estoy esperando, por favor, no te vayas sin escribir una letras, aunque sean letras sueltas...
¡Gracias!